12/8/08

LOS ESLABONES DÉBILES


No creo poder remediarlo.
Siento una extraña atracción por las causas perdidas, por aquellos que parecen haberse desviado continuamente por un camino más duro y que se cruzan o se han cruzado en mi camino contándome su dolor, su pena, su queja de la vida y del comportamiento de los otros, ofensivo, denigrante, duro, cruel...
Comprendo en ellos cierta verdad subterránea, sino toda la verdad subterránea existente en el juego de la realidad y de la vida.
Me da la impresión vertiginosa de que es un vivir más real, más a ras de vida, mejor vivido y sentido que todo lo superfluo y aparente de la vida de los que siempre son los demás, los otros.
He escuchado historias de todos los tipos, calibres...
He vivido observando penurias, dolores y creo haberlos padecido a mi vez.
Detesto el victimismo por el victimismo, pero no dejo de observar la diferencia social más acendrada que convive entre nosotros inevitablemente, y es la de los ganadores y los perdedores, los vencidos. Me siento parte de esa amalgama de gente que observa, que actúa a veces con el temor al daño, sabiéndose vulnerable y frágil. Me siento a veces queriendo un cambio en mi vida, un celo y una envidia por quienes aparentan un modo de vida fácil. Me encuentro deseando de vez en cuando una sociedad verdaderamente democrática en el sentimiento, en una sensible crisis de la sensibilidad, del respeto por quienes comprueban que es difícil moverse en un mundo en el que se han ido sumándose los obstáculos para ser feliz, sencillamente, simplemente, sin aparatos de por medio, viviendo la vida complacidamente, valorando todos los esfuerzos por no quebrar la cadena de uno, el valor íntimo de uno mismo, uniendo los eslabones del corazón, recomponiéndolo.

4 comentarios:

adriana dijo...

A veces los que aparentan un modo de vida fácil son aquellos que pasan por la vida sin pena ni gloria, sin dejar ningún tipo de huella, más que el proporcionado en el carnet de identidad.
Ganadores y perdedores? Los ganadores de hoy pueden ser los perdedores del mañana, de todo modos... cuándo se pierde? cuándo se gana? Cómo se define? Quién es quién? Reflexión... sin duda

Beso

XuanRata dijo...

No sé si hay algún conocimiento, alguna sabiduría asociada al sufrimiento, pero sí creo que tenemos mucho que aprender del aquel que ha aprendido a vivir sin apartar la mirada.

Por cierto, ¿es tuya la foto?
Un saludo.

mas de mi que de... lirio dijo...

Carlos, gracias por tu visita y bienvenido a mi espejo.
Para vivir esta vida hay que abrirse y esto significa hacerle frente a todo lo que hay en ella, a lo bueno y no tan bueno. A mi me compensa.
besos desde mi alma.

Sensai dijo...

No partimos desde el mismo punto, eso está claro. Hay realidades durísimas. No somos iguales, ni nacimos ni moriremos en la misma meta.
Ojalá seamos agradecidos y valoremos la suerte que tenemos.
Me quedo con la unión de los eslabones del corazón. Forjarlo con hierro de bondad.

Un beso!!