1/9/08

SEPTIEMBRE Rosamunde Pilcher


Cada vez que llega el mes de Septiembre, recuerdo la lectura de este libro nostálgicamente, envuelto en los últimos días de verano, justo unos días antes del comienzo de la escuela de aquel año, cuando todavía era un adolescente repleto de hormonas. Fue una lectura muy poco acorde con las que luego fui realizando y que ahora también practico, pero que recuerdo como digo, con buen sabor... Novela romántica, de corte clásico, pero con textos y sentimientos que extraje y que de vez en cuando me encuentro entre mis notas, reviviendo sentimientos propios de entonces y de ahora, mejor encuadrados en mi vida, con una mejorada perspectiva de mis sensaciones y deseos y que entonces solo podía intuir y vivir leyéndolos o soñándolos.
Tan sólo esta recomendación, dulce, ligera, refrescante y con ese aire a Septiembre que se nos viene encima, antes de que comience el Otoño.

5 comentarios:

Lamia dijo...

También yo lo he leido. Y muchos otros de Rosamunde Pilcher.
Aunque no parece serio admitir que uno lee literatura romántica, hay momentos para todo. Y a mi me gusta.

CORNELIVS dijo...

Sabes? Una de las muchas cosas que me encanta del ser humano es su capacidad para sentir y de comunicar sus sentimientos, como tu haces en este post y en otros.

Ojalá nunca la perdamos.

Un cordial saludo.

Ayshane dijo...

Todos tenemos algún libro que recordámos por siempre, que nos encanta a pesar de no tener nada que ver con nosotros o con nuestras lecturas habituales y sin embargo lo guardamos bien cerca para recordarlo posteriormente....

besitos!!!

Carlos Labarta dijo...

Lamia, leí en su día también Los buscadores de conchas, y me dejó también una grato sabor de boca... Me pasé el otro día por una librería y comprobé que se siguen publicando sus novelas. No he seguido leyéndole. Suelo leerlo todo, pero noto que definitivamente he decantado mis gustos lectores hacia otro tipo de novelas y reconozco que no sería capaz de volver a comprarlas... Ahí me queda el buen recuerdo de haberlas leído en su momento justo. Un regalo.
Cornelivs, me abruma el hecho de pensar queme lees atento... Me asusta comunicar muchas cosas demí que dificlmente comparto. la escritura me sirve para poner materia real a mis sentimientos y pensamientos, me sirve de instrumento para su reflexión. Trato de hacerlo siempre igual, volcando toda mi sinceridad en lo que voy escribiendo. Pero a pesar de que consdiero que es así como he de escribir para escribir como deseo, me da vértigo desnudarme tanto. Gracias por contemplar así mi desnudez.
Ayshane, y en tal cantidad que nos es difícil enumerarlos todos. Precisamente por eso, por elmiedo a que unlibro me deleite tanto, desde muy temprano,me prohibí el préstamo de libros en bibliotecas, de los que era usuario habitual, porque además de que suelo emborronar mis lecturas con apuntes, me duele la idea de que no pueda quedarme con un libro que me haya hecho vibrar. Necesito tenerlos n mi estantería, ami disposición siempre, para vovler a echarles ojo y recordar sus sabores.

yo dijo...

Leí ese libro hace bastante tiempo, junto con los buscadores de conchas, y el regreso, y la verdad es que también me gustaron bastante. Estoy de acuerdo en que no parece serio admitir ese tipo de lecturas, pero creo que se demuestra más inteligencia sabiendo valorar cada cosa en su medida. Son libros que cuentan historias bonitas, que a veces son mucho mejores que otros que pretenden pasar por grandes novelas.
saludos!